Europa en 1815

11 07 2008

El Congreso de Viena, que clausura la época de las guerras napoleónicas, restauran el mapa de Europa a base de dos principios contrapuestos: el de la legitimidad y el de la ambición de expansión de los Estados vencedores. De este modo surge un nuevo régimen político del continente, destinada a durar hasta la unificación de Italia y Alemania. Su rasgo más evidente es la simplificación del mapa europeo.

Los hechos territoriales más notables son, sin duda, la desaparición del Estado polaco, absorbido por Rusia, Austria y Prusia, y la constitución de las monarquías Suecia – Noruega, Bélgica – Holanda. La primera castigaba a Dinamarca por el apoyo prestado a Napoleón y la segunda tiende a forma un bloque político que producirá una posible agresión francesa en los países bajos. También Prusia logró un gran aumento de su territorio, no sólo con la mitad del reino de Sajonia, sino con la importante región de Renania, fronteriza con Francia y el nuevo reino de los países bajos.

 


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: